Feminismo: La Palabra Sucia de México

El 4 de noviembre, la actriz Emma Watson se sentó en Londres a entrevistar a la activista Pakistani, Malala Yousafzai, sobre su reciente documental “Él Me Llamó Malala”. Durante la entrevista, ambas mujeres, luchadoras por la igualdad de la mujer, discutieron la confusión sobre el significado de la palabra feminismo. Malala expresó que cuando escucho la palabra por primera vez, sintió una inquietud por adoptar la etiqueta dado a las connotaciones negativas y malas interpretaciones que tienden a perseguir su significado. Durante su conversación, Watson se conmovió al aprender que fue su discurso a las Naciones Unidas cual causó que Malala reconsiderara su asociación a la palabra. Fue el discurso de Watson la razón por la cual Malala ahora se refiere a si misma como feminista. Esa inquietud hacia el término feminismo que sintió la mujer que se desvive por los derechos a la educación de niñas, no es fuera de serie.

El mexicano conoce bien el término machismo. Recientemente, en discusión con amigos, se expresó que observan ambas etiquetas como extremistas. Pero he ahí el problema. Es un mal entendimiento observar ambas palabras, machismo y feminismo, a la par. Es importante no confundir estas palabras como antónimas. El machismo tiene como definición el alardear lo masculino y la dominación total de la mujer. El término refleja una historia patriarcal en cual la mujer a sufrido un posición de ciudadanía de segunda clase. Refleja las cifras de desigualdad en empleo, toma de decisiones en el hogar, ganancias laborales, y abuso sexual y emocional hacia la mujer. Es un término que describe un character empedernido en nuestra cultura basada en reglas sociales antiguas y agotadas. El feminismo, no es su contrario pero su enfreno.

El feminismo no es la dominación del hombre, pero su equilibrador. El feminismo no es una palabra sucia. Es un borrador del pasado en el cual la mujer sistemáticamente a temido tomar decisiones por sí misma. Decisiones cuales abarcan su núcleo hogareño, sus finanzas, sus opiniones, y su cuerpo. Sencillamente, el feminismo es la defensa por la igualdad de la mujer al hombre en términos políticos, financieros, y sociales.

La relevancia de aclarar la realidad del término ‘feminismo’ es una responsabilidad hacia el bien de nuestras comunidades. Como mujeres tenemos que no temerle al término mismo, si no a nuestra inquietud a su malinterpretación. Ser feminista no es ir contra el hombre, si no a la par de él. Ser feminista no es callar al hombre, si no poderse comunicar con el. Ser feminista no es agarrar armas y entrar en una guerra de los sexos. Ser feminista es creer que mereces los mismos derechos que se le ceden al hombre como entidad humana.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), publicó cifras en el 2008 que muestran los diferentes sectores públicos y privados en los cuales reflejan la disparidad entre géneros en el estado de Nuevo León. Expresan en su publicación:

“El desarrollo humano de un país no puede alcanzarse si no se tiene en cuenta a la mitad de la población, es decir, a las mujeres.”

“La discriminación, la violencia y la amenaza de la violencia que padecen las mujeres por el hecho de serlo, en prácticamente todos los ámbitos de sus vidas, las frenan en el desarrollo de sus capacidades, inhiben el ejercicio de sus libertades y, en consecuencia, se violentan sus derechos fundamentales. Atender la discriminación y la violencia en la entidad es un imperativo urgente si se quieren alcanzar mejores niveles de desarrollo que abarquen el ejercicio de la ciudadanía plena de las mujeres.”

Personalmente, tengo mujeres en mi vida que han logrado un éxito incomparable a nuestras predecesoras. Soy feminista porque mi madre lleva 35 años trabajando dentro de su propia empresa. Soy feminista porque una de mis hermanas es arquitecta y la otra diseñadora de modas. Soy feminista porque mi padre me da mi lugar, mi voz, y mi voto. Soy feminista porque observó a mujeres de mi alrededor romper con las estructuras previas que continúan a limitar nuestro avance. Mas importante, soy feminista porque dentro de mi pais hay mujeres que viven en silencio. Mujeres con miedo de tener su propia voz. Mujeres continuamente derrotadas por el miedo a su propia supervivencia. Feminismo no es una palabra sucia a la par del machismo. Feminismo es nuestros derechos.


Vean la increíble entrevista de Watson y Malala aquí

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s